HISTÓRICO DE LA COFRADÍA DEL SANTÍSIMO CRISTO DE LA EXPIRACIÓN "EL CACHORRO", DE XÀTIVA


Dentro del ámbito multisecular de la Semana Santa Setabense, la Cofradía del Santísimo Cristo de la Expiración, conocida por el popular nombre de "El Cachorro", a imitación de sus homónimas andaluzas, la comunidad gitana de Xàtiva, impulsada por D. Emilio Escudero Bautista, decidió fundar esta asociación en el año 1.966.
Habitualmente, el lugar de encuentro de algunas familias gitanas fue el establecimiento "Mirabar", cuyo regente, D. José Mira Company, les animó a hacerse notar como colectivo en celebración tan señalada y tradicional como la Semana Santa, sin perjuicio de la coparticipación de fieles payos. Así, D. Emilio Escudero y D. José Mira promovieron la creación de esta asociación,
implicando a distintos sectores sociales y consolidándose la idea hasta el acta fundacional de 24 de Marzo de 1.966.
De inmediato, se encargó esculpir la imagen de Cristo crucificado, consiguiendo la colaboración y mecenazgo de personas y familias, que aceptaron el apadrinar incondicionalmente una agrupación nacida ya con un número elevado de asociados, cuyo esfuerzo para recabar fondos se hizo notar cuando en la primera manifestación
pública procesional, en 1.967, tras la bendición de la imagen titular por el M.I. Sr. Abad de la Colegiata, a la sazón el Rvdo. Sr. D. Juan Vayá Bonet, formaron más de cien penitentes, cuyas vestas fueron íntegramente sufragadas por la Cofradía. Dicha bendición tuvo lugar el día 24 de Octubre de 1.966, actuando como padrinos el entonces Alcalde de la Ciudad, D. Eugenio
Blasco Guinart y su esposa Dña.Carmen Maravall Bataller.

 

 

Aquellos pioneros, payos y gitanos, consiguieron implicar a las autoridades civiles y a la Guardia Civil en la vida de una Cofradía básicamente gitana. Y de hecho, durante los primeros años, asistía a la procesión de traslado la Banda de Cornetas de la 311 Comandancia de la Benemérita, a caballo y en traje de gala, copresidiendo la procesión quien fuera años antes Capitán de dicho Cuerpo en Xàtiva, Teniente Coronel, a la sazón, de dicha Comandancia, y más tarde General, después de los ascensos reglamentarios, D. Isabelino Cáceres, quien, junto con su esposa, Dª. María Teresa Dilla, apadrinarían la imagen de traslado el día de su bendición, 24 de Marzo de 1.968.
Después de aquellos tiempos iniciales, hubo que luchar en un período de crisis por la subsistencia de la asociación, lo que se consiguió no sin dificultad, hasta que algunos enamorados de El Cachorro tomaron la iniciativa y reavivaron las actividades, se creó la Hermandad de Portadores (1.984), se constituyó la Banda de Cornetas y Tambores, se abrió el domicilio social y, poco a poco, se ha reflotado un colectivo en el que conviven armónicamente y persiguen un mismo objetivo personas de estratos y etnias dispares, enlazadas por la devoción irrenunciable al Santísimo Cristo de la Expiración. Se celebró el XXV aniversario en 1.994.

 

 

Tiene esta Cofradía su sede canónica en la Iglesia Colegial Basílica y Parroquia de Santa María, de Xàtiva (La Sèu). Su domicilio social, en el nº 5 de la calle de San Vicente.
Dispone de dos imágenes: la titular y la de Clavario. Ambas son obra del escultor setabense D. Francisco Bolinches Mahiques, la segunda réplica de menor tamaño que la primera, y representan a Jesús en la Cruz en el momento de su expiración. La titular es de proporciones ajustadas a la estatura y fisonomía real de un hombre, Diego Fernández, de la comunidad gitana de Xàtiva, que sirvió de modelo al artista; su posición en escorzo y la fidelidad en la interpretación plástica de su anatomía paciente y dolorida; su gesto al aclamarse al Padre, conmueven e incitan a la devoción.
La Imagen de Clavario se traslada, a hombros, cada año, el Jueves de Pasión, desde el domicilio del Clavario saliente al domicilio del Clavario entrante, donde hace estación hasta el siguiente ejercicio.
La Imagen titular, con sede en la Colegiata, se venera en el lugar de la antigua capilla de los Borja, que es la primera de la nave izquierda. Es sacada el Viernes Santo, integrada en la Procesión General del Santo Entierro, sobre sus andas de madera noble artísticamente tallada por otro artista setabense (D. José Fasanar) y llevada a hombros por veinticuatro portadores.
 

Además, los cofrades participan como todos los de las demás hermandades y congregaciones de la ciudad en la Procesión del Traslado del Cuerpo de Cristo al Sepulcro, "La Camilla" o "l'Entèrro", el Viernes Santo por la mañana, desde el Ayuntamiento hasta la Iglesia Colegial.
Es ya costumbre consolidada el modo de procesionar ambas imágenes, caracterizado por el singular y rítmico zarandeo observado por los portadores, de trecho en trecho, al son de la marcha Mater Mea, con pasos hacia delante y hacia atrás, meciendo virilmente el trono, con acompasadas sacudidas, y elevándolo al cielo, brazos en alto, llegando a parecer que es el Cristo quien tira de los brazos de los costaleros y no los brazos los que le suben, volviendo luego al paso ordinario de procesión; tanto es su apasionamiento, que arranca de la gente expectante incluso lágrimas de fervor y, a su espectacular entrada en la sede, el aplauso sentido a la Cofradía del Redentor agonizante.

Los penitentes visten túnica morada, ceñida a la cintura por fajín de raso blanco, con escudo bordado en el centro, capa blanca de raso y capirote morado. Los portadores visten pantalón negro y camisa morada de raso; a la cintura, llevan fajín idéntico al de los penitentes.
El escudo es el de Xàtiva, truncado en su parte media e inferior derechas, donde se superponen una rueda de molino y una palma. Tienen su razón de ser estos dos motivos que se insertan en el escudo en la intención originaria de los fundadores de que la imagen titular se depositara en la antigua catedral visigótica, ubicada en la falda del Castillo, que es templo donde se venera al Patrón de la ciudad, San Félix Mártir, quien es portador de la piedra a la que fue atado para ser arrojado al mar y la palma del martirio. Aunque, finalmente, de acuerdo con la autoridad eclesiástica, se fijó la sede en la Iglesia Colegial, no se varió el escudo.
 

Su Presidente es D. Antonio Escudero Escudero. (Estatutariamente, la presidencia la ha de ostentar una persona de la etnia gitana).
Es presidente Honorario el fundador, D. Emilio Escudero Bautista.

 

En la actualidad, esta asociación agrupa a 650 cofrades entre hombres y mujeres, que visten indistintamente el hábito penitencial. Además, cuenta con la agrupación de Camareras, encargadas   del cuidado y ornato de la imagen titular, a la vez que colaboran con la Junta Directiva en orden al buen funcionamiento de la entidad.
 

 

Actividades.- Consisten básicamente en las reuniones de la Junta Directiva y las Juntas Generales; participación en las actividades de la hermandad de Cofradías de Semana Santa de Xàtiva.